jueves, 22 de noviembre de 2012

Camboya, la palabra universo.


(Image: Sandman Vania
by Vania cousin)

Vania ya lo sabe
pero no se pierde,
no atraca bancos de sangre
ni regala bocas
a besos perdidos…

Se ha dado cuenta
que ya algo de mi
se enraizó en ella,
que en los veleros que vienen
del sol,
aunque se huya,
y aun si es invierno,
nunca hace frio.

Así que mientras tanto
esperamos juntos
o discutimos sobre la espera
en una buhardilla antinuclear;

Entretejemos nuestro pasado
con el viento,
calles abajo,
laberintos,
meditaciones
y ruido de voces
que, solo tal vez,
podrían resultar
en un viaje en el tiempo
conducido
a través de agua salada.

Ella no se entera,
y ni yo mismo lo hago,
de los espíritus aquellos,
los que también
usan la lengua,
lo que ven,
y las dichosas manos:

Sombras
que hacen marchas
al final de un túnel
sin saber que en cambio
dejan huellas
de una luz que nadie sigue.

Vania tiene remordimientos
de ilustración literaria,
querría que nadie leyese,
porque esto es así
y porque no pasa nada,
la cantidad de objetos de amor
que tengo en una sola herida;
cerrojos cerrados por dentro
y una hoja de afeitar
cada febrero cuatro.

Que todo era subjetivo
respondió
ante los escrúpulos de Dios
al contar la historia del séptimo día.
nunca un adulterio fue tan sin vergüenza,
nunca una esperanza
fue culpable de tener fe.

A mí me da que mientras ella lea
lo que me da para escribir
y venga,  
y se declarare de mis vidas
y mis sosias,
yo estaré contento
recluido en los confines
de la palabra universo.
Omar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Vania debe sentirse orgullosa de no regalar bocas a besos perdidos...y el algo que se enraizo en ella fue encontrarse un poeta loco, enamorado,bohemio,amante....entrega esos besos .

Olé O Estrada!

Anónimo dijo...

Me encanta esa habilidad que tienes para describir a una dama, la elegancia y pureza con la que lo haces transporta al sentimiento puro de tu sentir, todo un caballero ante el cual hay que quitarse el sombrero

Carlito