martes, 27 de noviembre de 2012

Antes de Camboya ¿la canción era esta?





Cuantas veces
yo dormido entre sus brazos,
cuantas veces
ella despertando halos dormidos en mis sueños…

Así ayer la luna,
recostada como un punto de plata
en la arena negra.

El manojo de murmullos
resonando
en los confines
de todos los latidos…

Yo quise reconvertir el cielo,
halagar con fósforo sus manos,
y que mientras el brillo
aun vivo caía
sus dedos cayeran
planeando en mis cabellos.

Sentí urgente el deterioro
del invierno;
su silencio
y la mirada que perdía
detrás de aquellos parpados rotos…

Quise darle
el ruido de un río,
con aguas dulces y tibias,
mojarla un poco
y beberla.

Antes,
cuando aun sus delirios
jugaban a irse enumerando las heridas,
dijo setenta veces trece,
probó de mi hiel,
se alió a mi favor
en su propia guerra
y yo quise verla;

Hacerle retratos
con palabras fuertes
que no concedieran,
ni al olvido
ni a la memoria,
sospecha ninguna…

Quise cubrirla toda
con las súper novas
que insaciablemente
se destruían unas a otras
en medio de un casi nosotros.

Quise persuadirla
para una mentira propia:
sobornarle
una penúltima intención lívida.

Pero nos vimos apenas,
nos cruzamos sin voltear a buscarnos,
y al dejarnos atrás;

El frío que nos subió por los huesos
revivió por segundos
lo que dejamos morir
en aquel ultimo abrazo.
Estrada.

No hay comentarios: