viernes, 26 de octubre de 2012

Camboya, Némesis de los festivales de rock.





Ve por ellos cariño,
no te ocupes en mí…
salva sus banderas
de la quema de estrellas
que proponen calle abajo,
muéstrales el acento de su lengua
e incorpora
en todo ese lamento
aprendido a plazos por T.V
tu silencio bueno…

Pon para ellos la mesa,
convida a su apetito
la sal de tus ternuras,
cuídales,
que sus modales queden cubiertos
por tu haz de plata.
  
No escatimes
en los panes y los peces,
sostenles el rosario
y que no sepan
el pecado al que le oran
(ese que aun te tienta).

Si de pronto,
intrigada por la vos de la marea,
cantas las canciones
que escribieron para ti,
en una habitación de espera,
los celadores de la historia;
cuenta tú
que son palabras,
que van y vienen
hasta convertirse
en lo que lleva el viento.

En ti te quiero yo
y convencido
de que algo ahí
también es mío.

Vos quédate 
yo con este acuse de tu ausencia ofrendo,
desde esta orilla,
mis propias naves;
te suelto amarras
y que naufragues allá,
de regreso a donde estoy.
Omar Alej.

No hay comentarios: