martes, 30 de octubre de 2012

Camboya, la varita mágica de un sapo.



Disculpa.

Por dejarme las uñas de los pies
al pensar en la cantidad de ocasiones
en las que estuve servido
en una charola,
acompañado de palabras,
marinado con canciones
y debidamente cocido por la espera;

Veces en las que pasaste de mí
como de un orujo a la cicuta,
disculpa…
lo creí superado.

Ojala
y quiera esta nostalgia
reconocer que hice todo intento
por dejar atrás las muchas calles
que tuve que bajar,
de tu casa al miedo,
pateando
signos inequívocos
de las similitudes
que había entre mi alma
y un costal de tuercas
y clavos…

Que incomodo,
para ti,
que sea incapaz de romper los vasos
en los que te servías
para otros
mientras yo caía de sed
ofreciéndote mi propia luna,
dispuesto a quedarme sin más previsiones
que la desnudes,
la inocencia
y una serpentina
pa pintar
todo aquel desierto  
como una transparencia daliniana.

Disculpa, en nombre de algo,
lo que sea.
Te Juro que creía superada
la humillación
que me hizo viejo
cuando con un espejo
te hice luz desde debajo de mis puentes
y el contestador de aquel vecino tuyo
me dio acuse de ser inoportuno;
además del silencio
que daría como clabe
para retirar mis números rojos.

Debí de ser un hombre entonces
u algo así,
no dejar que me besaras
cuando aun tenías
la rosa de los vientos de tu boca
en los labios de los otros…

Fui un egoísta.
Cada vida que espere por tu llamado,
cada ato de dudas sembrado bajo tu almohada,
cada mañana malnacida en ayer noche;
perdóname magia
no debí morir por ti
cuando ni siquiera
hacías por matarme

Y ahora disculpa
tú intuirás
que no he podido superarlo.
Omar Alej.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"perdóname magia
no debí morir por ti
cuando ni siquiera
hacías por matarme"

simplemente me encanta esta parte y lo digo de forma literal.

El sentimiento que expresas es tan duro porque creo que a todos una vez nos ha tocado asumir este papel de reprochar o viceversa y hacer un "reclamo" así es algo de muchos cojones y muestra la pureza que conlleva entregarlo todo por el todo.

Carlito

Anónimo dijo...


es fuerte... ese: disculpa, lo creí superado. no se ese desprecio en la disculpa... el fuiste asi y asi y asi... pero disculpa es mi fallo no haberlo superado aún... se me hace increible, como algo por lo que me disculparia por rabia... si! así ..como si lo hiciera para hacer sentir mal en este caso a la magia... "creía superada la humillación que me hizo viejo"... me da algo en la barriga... el decirse egoista por haber estado ahí... me da escalofríos es fuerte... es quererla cachetear con elegancia y lo aplaudo.
me gusta, un montón...
no debí morir por ti cuando ni siquiera hacías por matarme.... es preciosa esa frase... me la guardo.

es bello y fuerte... es de verdad sentir... pero quererlo dejar de lado... eso me da con la última frase... tú intuirás... de repente lo pensé como un... -lo intuyes pero no lo sabes, tal vez todo ese "no lo he superado" solo vive en tu cabeza para hacerte sentir más importante... !! está más fuerte verlo así no? entonces todas las disculpas serían una burla.

FloresFer.