viernes, 30 de diciembre de 2011

Sweet home Camboya.


foto By Extraña.

Podría escribir que tu recuerdo
es dulce como un pastelillo de chocolate relleno
o por ejemplo
que tus partidas me recuerdan la desintegración de los Beatles
o de Simon & Garfunkel…
  
Podría decir que estar sin ti
me hace ver como a un niño parado a las afueras de una feria
que ha sido cerrada por sus escasas medidas de seguridad,
podría decir que la ausencia de tu padre, de tu hermana
y de ti misma
son para mí mucho peor
que un domingo por la tarde mirando el futbol en televisión.

Es decir
podría escribir sobre ti
con cierta alegría,
con algo próximo a la ternura,
con intentos de melancolía color azul como un pitufo
y decir sobre mí que sigo siendo un niño,
y que te esperare para siempre afuera del colegio
haciendo avioncitos de papel
con periódicos que anuncian la invasión americana a Bagdad…

Pero no encuentro bella esa situación,
digamos que la encuentro sonriente,
brillosa, debidamente planchada,
modernamente peinada y engominada;
oportuna como una ligera mancha de chocolate
en la solapa blanca de mi trajecito marinero…

Pero no lo encuentro vivo,
bajo ninguna circunstancia tal tribulación me parece bella
y probablemente lo sea
pero a mí,
lo que es a mí,
no me parece más que accesorio.

A mí me parece bello decirte
que los huesos me crujen
cuando tu cuerpo no me extirpa la fe.

Me parece vivo contar
que la sangre quiere seguirte
y huir de mi a través de los oídos
y por la nariz,
y por las encías,
y por los ojos.

A mí me parece de un carácter hermoso
y heroicamente ciego
decirte que sí,
que en efecto mi vida es una puta mierda
cada vez que en ella tú no estás…
Y que me emborracho,
y que voy de putas,
y que no consigo en las canciones de ningún cantor
una historia tan tragicómica como la mía.

Para mí lo que es bello es gritarte que sufro,
que sufro profundamente
y que me siento en cada sitio un apestado,
y que al parar las piernas me piden que por favor no siga…

Lo encuentro bello
y tal vez,
tal vez no lo sea
pero lo prefiero a escribirte un “recuérdame”
como si la vida se tratase de un empaque de gansito.
Omar Alej.

Camboya va a Nantes.



video

Camboya, Tobago & Trinidad.



Afuera están todas…
Mujeres altas como planetas,
mujeres bajas como semillas,
mujeres voladoras como ecos,
mujeres de un golpe como el otoño,
largas miradas como el rio que va.

Entre ellas andan los hombres…
El hombre sombrero con su pajilla en la boca,
el hombre duda acostumbrado al rincón,
el hombre que es hombre y por ende no anda,
el hombre hermano que construye la tierra,
el mimo que llora los pétalos de las margaritas.

Hombre y mujer
coordinando un hermoso tumulto de roces,
juegan a los besos prohibidos en el susurro
y yo les escribo entre miradas
todas las cosas que no se dicen…

Mujeres de lino,
de barro, seda y costilla…

Todas ustedes llevan caricias de ron en las manos
que sacian la sed de la lumbre,
cuando hasta la humedad del cuarto
se asoma pretendiendo bañarse
en sus sudores dorados.

Todas ustedes tienen el andar cantante del caribe,
todas ustedes me sentencian a un olvido sin nostalgias
mientras yo les tiendo en la memoria un recuerdo que no logro ser…

Todas ustedes tendrán hijos de otro color
y de otro silencio en el acento,
y al cruce de una sonrisa robada diré
-No son mujeres,
son sueños dormidos de fuego aquí en Tobago & Trinidad-.
Omar Alej.

Making Baal d23


La poesía juega a que mata. La muerte es la vida en el poema.
O.a.




Todas Fotos Todas
by Piolo (el hombre del tercer ojo)

jueves, 29 de diciembre de 2011

Seductores Asexuados en Camboya.


“Yo en realidad fui muy mal universitario,
siempre estuve más atento al 69 que a los movimientos del 68.”
Pepe Rubianes.


Soporto bien
que mi padre se niegue a reconocer
que soy sangre de su sangre
y primogénito de su estirpe,
no me convulsiona
que vaya de la mano
con el único heredero de su gen
a los partidos de futbol en los que yo no juego.

Y es que a mí lo que no me gustan son las mamadas
las siento frívolas, lejanas, condescendientes
y aunque algunas son siempre buenas
y algunas otras son mejores,
no me gustan
y es que a mí las mamadas no me ponen.

No soy valiente
pero no me asusta pensar en mí
teniendo una arma en la frente,
arrodillado a golpes,
y todo después de haber visto
una película de Rambo.

Y es que a mí lo que no me gustan son las mamadas
las siento vagas,  compasivas, exageradas
y aunque algunas son siempre buenas
y algunas otras son mejores,
no me gustan
y es que a mí las mamadas no me ponen.

Todo bien
si mi mujer decide largarse con su instructor de aerobics
o si de pronto se echa un novio
en los talleres de pintura que yo pago.
Que no disimule
si quiere huirse con un amigo sobre el sofá,
que mas me da que tenga gustos como los míos
al elegir con quien fugarse por carnavales.

Y es que a mí lo que no me gustan son las mamadas
las siento frías, vanidosas, pre/programadas
y aunque algunas son siempre buenas
y algunas otras son mejores,
no me gustan
y es que a mí las mamadas no me ponen.

Y si un buen amigo
me deja roto por un enemigo
y no hace caso de mis llamados
cuando en la lona me dejo el alma,
y si se excusa diciendo que tiene mejores planes,
y si en algún trayecto del cual me traiga
en el estéreo me pone a Juanes
en realidad no me hace daño

Y es que a mí lo que no me gustan son las mamadas
las siento hereditaria, sociales, impersonales
y aunque algunas son siempre buenas
y algunas otras son mejores,
no me gustan
y es que a mí las mamadas no me ponen.

Cuando en el curro me griten “cerdo!”
y no me paguen las horas extras de fin de año…
Si no dan bonos,
ni seguro medico,
si me obligan a cubrir la guardia de navidades,
daré gracias al cielo por tener trollo
y porque en mi trabajo aunque lleve grilletes
seré siempre leal al jefe que no me humilla.

Y es que a mí lo que no me gustan son las mamadas
las siento esquivas, bisutería, accesorio
y aunque algunas son siempre buenas
y algunas otras son mejores
no me gustan
y es que a mí las mamadas no me ponen.

Y si después de todo
Dylan se muere
o la Johansson se deja gorda…
Si ponen un maratón todo el domingo
de Adal Ramones
o si de plano me viene de la Gioconda la gonorrea
no chistare,
todo irá a bien.

Y es que a mí lo que no me gustan son las mamadas
las siento de otros, muy practicadas, a casi nada de tener luces de colores
y aunque algunas son siempre buenas
y algunas otras son mejores,
no me gustan
y es que a mí las mamadas no me ponen.
Elfe La Trix.






miércoles, 28 de diciembre de 2011

Santos inocentes en Camboya.


A la doña.



A veces cojo la noche
y te mando en ella
una copa como regalo…

A veces el silencio es capaz…
Y lo miro…

Lo miro, dice que me escucha
y sus ojos son dos bolas de fuego
diciéndose cosas.

Seguro estoy que tú aseguras
que la violeta que tirita en el jardín
es una extensión de la luna  
que puesta ahí se oculta
con tal de no reconocerte.

Y sin embargo a esta mañana
alguna bestia hace la calle buscando abrigo,
algún semáforo se apaga harto de sol,
alguna arista borran las prisas de la nieve,
algún monumento se deja el rostro
y huye convertido en sombra.

-No hay odaliscas en los tinteros
de quien muele a pisadas sus zapatos,
ni panacea capaz de explicar
porque trinan contra los ahogados
los mirlos sucesivos del tiempo-

Entonces no estas
así como no está esta mañana,
como el pernoctar de las aguas se ha ido,
como en el sinfín del fracaso
la rabia se astilla
y demanda un botín de diamantes de agua.

Mujer a colores,
santa inocente atravesada con culpas;
Mi nombre es la ausencia de un hombre,
mi angustia un serrucho cortándome a tientas…

Un último engaño te pido,
una última esquirla de mi santa inocencia.
Omar Alej.

martes, 27 de diciembre de 2011

Family Baal.



La situación ha sido la siguiente. A hoy he recibido finalizado el cartel de la (micro) temporada de BAAL, mismo que ha sido diseñado en su totalidad por Maria Fernanda Flores, a quien desde este momento agradezco profundamente por el esfuerzo, la tolerancia, el amor y la alegría que conduce y genera. El caso es que al encontrar en la bandeja de la hotmail dicho cartel, no sé por qué me dio por pensar en Pepe Rubianes, supongo que tendrá que ver con el estreno de la película en su honor dirigida allá en BCN/CAMBOYA por Manuel Huerga.

Entonces pensé en él y me sentí un poco indefenso ante su ausencia, y no es que le haya llegado a conocer personalmente (desgracia mía). Sentí que tal vez, y a pesar de ser tantos, en realidad quedaba muy poca gente a la cual darle las gracias por su vida y por la forma en que han decidido vivir esa, su vida. Pepe Rubianes, por lo que yo alcanzo a ver en los vidios de youtube, fue uno de ellos. No me queda la menor duda, al escuchar sus grabaciones, se que se trata de un tipo fundamentalmente humano, tiene ese manejo del exabrupto que hace que al final dicho suceso termine por llamarse gracia.

Muchos a manera de juicio dirán que de nuevo exagero en mis fanatismos y sentimentiras, pero es que el que me haya llegado así de pronto no es del todo una casualidad ya que al ver el cartel también he visto a todas esas personas que con su amor, cobijo y manutención han contribuido a que hoy día un proyecto tan propio y la vez tan de todos sea una realidad.

Pepe Rubianes, si lo pienso, me recuerda eso. Me recuerda que la vida es muy corta para pasarla sin maldecir. Para pasarla sin decir estrictamente todo aquello que uno no piensa, pero siente. Me recuerda que el camino de la vida es algo que se hace solo pero con la mayor cantidad de cómplices posibles. De ahí que quiero aprovechar que pienso en él para agradecer a todos aquellos a los que siento en lo más profundo de mis pensamientos.  

Gracias a mis hermas, que además de guapas son bellísimas, a la mama mía que por extraño que parezca tengo. Al único y sagrado rey sol Tichian (estelar en Baal). A Marco A. Felix hermano que en su gracia supo regresar oportuno a mi vida con su sabia y consejo. A Julito que seguro me observa y critica. A Tomassina Ubuldi que sin dudas es una amiga. Obviamente al elenco ese tan disfuncional y elegante que participa en Baal.- Diana, Kent, Danielo, Verónica, a todos ellos gracias. Gracias por supuesto a todo la familia Deep Camboya, mi amadísima Mina Azarosa y de palabra, hermano “tres ojos” Piolo, Luis “Judas” Trujillo, Breinelo me too, Mikel “sonrisa” Hernandez, Niño “guitarra” Maravilla, Erika “dancing” Brash y a todos los que sientan un mínimo de empatía por Camboya, gracias.

Gracias a quienes han contribuido con sus consejos, sugerencias, ideas, correcciones, y demás regalos que ahora olvido, pero que siempre recuerdo. Gracias por todos estos detalles a Rodolfo Pineda (maestro, artista y amigo) a Ingrid (por su siempre agudo punto de vista),Sol (quien además fue la que me regalo el libro del que yo escribiría esta “adaptación), Nieto Karla (en quien aun veo la bondad toda del mundo todo), Janeth Fraga (quien corrigió mis incansables faltas ortográficas), Fernanda Arenas (quien aun pinta de negritas mis letras), Xavier Diaz (mentor, padre y artesano)a Carlito (que hace gala de entusiasmo como el mayor de los toreros) Ariana Herran (influyente terapeuta del Omar Alej.), Jessica Blackaller (por sus lealtades tan generosas), Alejandra Medel (por la lectura que hizo tan propia de mi cuando leíamos Baal), Mónica Miranda (siempre atenta en el cambio), y Astrud Sotomayor (que aun tiene mis sueños de whisky sobre los labios), gracias.

También  gracias a los amigos Intermex (Caro Torres, Jazmin Galicia, Erika Valladolid, Diana Ruiz, Raquel Toxqui, Betty Huerta, Jorge Lopez, Daniel Rodriguez, Urbano Ramirez) además por supuesto del Licenciado Joel Cantu (jefe y amigo), Paquito “Pep” Andrade, el irremplazable Basilio y a todos en Intermex, gracias.

Gracias a las innumerables influencias que este mundo, loco, atroz y pagano (además de amado mundo) ha ido poniendo para mí, como una especie de habitación que se mueve. Por ello gracias a Bertolt Brecht, por supuesto. A Fernando Pessoa. A Charles Baudelaire. A Rimbaud. A Jorge Luis Borges. A Alfredo Bryce. A don Miguel de Cervantes. A Othelo (que no a Shakespeare). A Herman Melville. A la magdalena de Proust. Al lobo estepario de Hesse. A Pamuk y su nieve. A Ginsberg “the howl”.  Al cancerígeno Miller. Al padre Hemingway. A Vang Gogh con oreja. A Pollock el amante. A Miguel Piñero. Lorca García, Vallejo Cesar, Dario Ruben, Maria Panero, Bukowski Charles, todos grandes amigos. Todos gracias.

Al viejo Bob. Al sabio Cohen. Al hermoso Woody Allen. Al negrísimo Jhonny Cash. Al temerario Tom Waits. Al perfecto Miles Davies. Al siniestro Sinatra. Al cantante Elvis Presley. A los sucios Stone. Sabina, Paez, Calamaro, ciudadano Garcia, Javier Corcobado, Albert Pla, Javier Krahe, Serrat, Ferreiro Ivan, Pepe Ricci, Loquillo, Drexler Jorge y muchos, muchos más. En fin, que gracias!. Gracias a todos por participar de esta ausencia de motivos para el suicidio.

p.s. dejo un vidio de Buenafuente donde charla un poco sobre Pepe Rubianes. También gracias a Buenafuente por todas las enseñanzas.

¡Ah! y  sobre el cartel, ya será otro día.



lunes, 26 de diciembre de 2011

Camboya en la red.


https://www.facebook.com/#!/somosdeepcamboya

 http://twitter.com/camboyadeep


Deep Camboya usa twitter, facebook, este blog e incluso, algunas veces, también usa el corazón. Yo me opongo, pero yo soy yo, con mis manías, mis prejuicios, mis mentiras y más cada vez más sudadas verdades. En Camboya soy solo otro y Camboya usa todos estos accesorios que yo (pobre de mí) no entiendo muy bien. Por ello queremos hacerles saber a ustedes queridos, por desconocidos, seguidores que también en la modernidad sobrevive la historia.


En Camboya todos somos camboyanos incluso aquellos que usan twitter, facebook, y este ¿blog?. Así que aúpa y nos veremos, o no lo haremos y ya está.


dibujo: Mikel Urmeneta

Miles Davies.



Después de los caminos que una noche,
dirigidos hacia Roma,
se extinguieron.

Después de la ceniza que aun arde,
en los ojos apagados de los olvidados
que aun preguntan por su propio precio en los aparadores.

Después de las mentiras que infligieron en nosotros
dudas, moratones y silencios.

Después de quedarnos a la espera
de los tiempos mejores
que se nos escaparon.

Después del coma,
y pronóstico reservado,
de las ilusiones.

Después de la farsa,
la impostura
y el veneno.

Después de tener que derruir
el sueño de una casa
amueblada con palabras y deseos.

Después de aquel delirio de matar
y de que nada había por sentir
además de los latidos quebrados.

Después de toda tu vida,
después de todo en mi vida…

Después, gracias
y por nada. Miles Davies.
Omar Alej.



domingo, 25 de diciembre de 2011

Milagro de navidad. y en Camboya.

A Bessie (y generosas colegas) que desde ya, son urgentes camboyanas.
Clic:





A hoy despierto
y mis manos son caricias,
mi boca es un beso,
mis oídos algo de Caetano,
mis respiros son suspiros ya sin miedo,
mi cuerpo un lunar flaco
desparramado en la cama.

A hoy despierto
y la gente ya no es gente
se han vuelto manos
y boca y dientes y respiros
y lunares por doquier…
Y lunares por doquier.

Estoy aquí para ti que me has llamado…
Desperté
pero aun sigo en un sueño.

Y el sueño es una señal de humo
que huele a pipa de la paz
con el pasado.
Omar Alej.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Navidad Camboya.




A veces la vida nos dio un poco de eso
que todos quieren;
No estábamos preparados
y en algo hoy pesa saber que nunca se está.

Algunas veces,
y por navidades,
la nostalgia del futuro se abrazó con el fuego de una risa
e imposibles lunas
amanecieron sin hacerse viejas en los almanaques…

Entonces nos reservábamos del miedo,
suponíamos valores rojiblancos
y aun sin cruces
destapamos con curiosa furia
un pozo desprovisto de sentido
y en él nadamos
como nadan los peces en el rio.

Todo entre cada navidad
fue no querer probar la última cena,
todo fue tomar la penúltima copa,
todo fue sentir con el primer latido…

Pasado el ayer, el presente y el mañana
jamás nos hicimos viejos
y es que al cerrar los ojos
solamente vemos lo que vemos.

Y algunas veces la navidad
fue una extraña coincidencia con el juego
un castigo irreprochable que la dicha puso
a la soterrada melancolía
del aburrimiento…

Navidad que algunas veces fue silencio
y que tantas veces fue plegaria…

Navidad de niños locos
que resisten la realidad soñando desde el sueño…

Navidad de los que aun pelean
por una página en blanco dispuesta a la memoria.
O.

viernes, 23 de diciembre de 2011

También Camboya, también boleros.



En el tiempo
se quedaron los arropos de la fuerza que tuvimos,
los minutos que gastamos con la vida,
los ensueños que emprendimos con un beso,
los despistes que encendían las caricias,
las sombras copulando entre las luces,
las preguntas que nacían de los sudores,
los nudos que hicimos con la desnudes y el aire,
el torbellino de locuras que sanaban en nosotros,
la casa y su calor de tumba,
la maldita distancia entre tu mundo y mi desván…

En el tiempo,
en el tiempo se quedaron los colores de una voz que nada inventa.

En el tiempo la memoria del amor,
en el tiempo el desamor del olvido.
O.

Camboya Broda´s.


A la mina que está de vuelta!



Bailo, esquivo los golpes,
levanto y ando…
Me adentro en el bosque
soy tu hermano,
y de las balas me declaro un enemigo.

Risa, risa que nos lleve
a reírnos de la pena,
pena dan los que no ríen,
todos esos que no cantan
cuando lloran…

Soy sangre
y soy de noble tronco,
soy los pies movidos
con la música del pueblo…

Tengo la mano abierta al candor
soy otro más y miento
pero soy en tu cariño
tantas veces de verdad.

Bailo, esquivo la calumnia,
y bailo
levanto tierra
y me hago ver.

Soy un bailarín de los destinos
imito al arlequín
y a la ciudad cuando despierta.
O.

Dublin is Camboya.


“Lo siento, pero nunca podrás estar a mi altura…y es que soy tan poca cosa.”
O.

“God is in the making”
Bernard Shaw.







Damas gratis en Camboya.

Cuando los ojos vigilan la transición de la noche a la mañana, cuando el borrachín se cruza con sus hijos  en la cola del pan, cuando los malos maridos piden perdón por las culpas de sus mujeres, cuando la infanta renuncia al trono de su padre, cuando los cachorros tienen rabia y hacen calle, cuando las miradas miran para el sitio de otros, cuando el silencio es una mala broma, cuando el cuerpo duele de tanta alma, cuando berrean los lobos por corderitas que mordían, cuando Dios se muda a vivir a la tierra buscando gloria, cuando el aire huele a viejo y humedad, cuando las sombras se calientan y arden, cuando la dependienta de farmacia no consigue sus anfetas, cuando los choferes toman rutas directas al olvido, cuando ella es de todos menos tuya, cuando tú te das y nadie quiere más de ti, cuando los gritos se dan bajo el suelo, cuando morirse es una imprudencia abominable, cuando el carterista pone un centavo a su santo patrono, cuando las ganas de la boca se mueren en las manos, cuando la resaca te hace escribir una letanía etílica y absurda;

Entonces Camboya baila así!...



Noche de ronda en Camboya.



“Luna que se quiebra sobre la tiniebla de mi soledad” así ha decidido llamar a su nuevo disco de versiones el siempre enorme Javier Corcobado. No sé qué decirles al respecto pues justo ahora, y a las 6:58am, lo estoy escuchando por primera vez. Sin embargo les cuento que mi resaca resbala en una oscura y dulce versión de coracao vagabundo (Caetano Veloso) y bueno me ha dado una bella tristeza de esas que vale la pena atesorar por horas, por días, por meses, por años…una tristeza distinta, sin romperse digamos, como si de un impulso que nos hace mediar hacia dentro la luz en los ojos de la luna. Justo cuando la luna no tiene ojos.

Debido a eso Camboya pide a niños dios, santas klauz, papas noel´s, magos reyes y anexas que al venir no hagan mucho ruido ya que estaremos de noche y de ronda en las profundidades de Camboya.



miércoles, 21 de diciembre de 2011

Cartas de amor para un impostor dormido.

A Omar Alej. De impostores a impostor.




Estimado dirigente de Camboya Town:
Sr. Omar Alej. El tipo de los mil y un sueños de palabras perdidas y ausencias oscuras.

Como ciudadana que fui, soy o seré, de esta magnífica aunque maquiavélica ciudad tengo ciertas dudas acerca del trato que se les da a los exiliados de una ciudad tan llena de poesía. Intento entender el juicio en el cual he sido acusada, y declarada culpable, pero más parece una sentencia de otras épocas en donde se apedreaban a las personas  aun sabiendo el grado de propia culpa que cada uno tiene.

Créame que abandonar tan abruptamente el sitio que por tiempos fue mi  hogar, mi asilo, mi fortaleza es una de las cosas más insoportables por las que he tenido que pasar. El tiempo, sin embargo, esta dictaminando los caminos que cada quien está dispuesto a bancarse, y solo porque así lo hemos decidido, mi postura en los límites de Camboya es verla como es, como la amé. Profunda, tan simple, tan elegante; con un dios caído y con los buitres sobre buitres sobrevolando los mares de concreto.

Le solicito. No, no, no!  Le exijo un cambio de actitud, de verdad no soy yo la enemiga que acecha la ciudad prohibida, yo daría la vida entera por que la arena de ese desierto azul resbale por mis mejillas y el manantial de sufrimiento se  ahogue de nuevo en mi deseo…

Sepa que  lo ocurrido  en esta gran tragedia fue solo un  mal entendido  entre la bruja que vive en el lado sur del tiempo y un pirata que  se bebe los amaneceres como si en silencio rezara; incrédulos se dejaron engañar por la rigidez de sus almas.

Espero su consecuente dictamen sabiendo que usted es el rey de los engaños,  y que sabe que esta ciudadana solo espera recibir una gran tormenta que despeje los truenos que en su corazón están saltando y haciendo un ruido tan terrible que lleva casi una semana sin dormir.


p.s. No me deje volverme acida, depresiva, ni esquizofrénica… tan como usted es.

Grabielle Ohara(otra impostora).


Vuelve poeta,
si quieres vuelve…
Aun esta puesta para mi tu pensión,
tu discurso,
tu lejos,
tu adiós.

Mira que inútilmente te cansas
de lo que se ha ido ya;
Empeñado en pedir
a caracolas de mar
que un día despierten
ahogadas de ti,
sin recuerdos
y libres para ocultarse.

Vuelve ya mensaje protector,
dile al tiempo que pase
inmolando al de ayer,
no te cases con tu soledad
sé de todos
y de nada des cuenta
con la culpa del rey.

Ven aquí
te suturo la herida y la bala,
el ardor y el jazmín…

Volverás y también volveré
cuando nadie nos siga,
cuando el camino prediga
que se han clausurado
ya los caminos para volver.

Ambos somos cómplices
de la nieve en la sangre,
de la gloria tardía,
del bombín que se quema
mirando arder
la canción de los cantantes
en el televisor.

Vuelve poeta
perdóname y pide perdón,
si perdiste tu vida
yo tampoco encontré mas sabor
que el amargo en tus ojos
revisitando en las horas
los relojes de la contradicción…

Ten piedad y despierta
tu temor solo es un pozo sin vida
que inyecta con tibias sangrías
la rota aridez de un corazón.
Omar Estrada.

Mañana esdrújula...y cambóyana.




Omar Estrada.
La mañana se abre esdrújula
pero que sabe ella de ídolo, cólera o bélico.
VI
En la estantería un libro menos el principio,
los pies a tierra en un día menos el sol,
en el agua del lavabo
un naufragio menos la marea.
V
Bajó la luna a andar en puntas
sobre los cables;
equilibrista oxidado
que se congrega al cobertizo en el que rezan
los faltos de fe.
IV
Que sutil presencia la ausencia,
que rojo el brillo de la luz sobre el vacio,
que infamia la miga del pan endurecida
y el destino en un café mal sentado
sobre el límite de otro insomnio.
III
La mañana se abre
y ya está muerta…
II
Busca y encuentra
el desenlace de todas las flores.
I

Soledad Camboya.


A hoy hace un año que está caminando detrás del trinar de las golondrinas. Lleva un abrigo roto de pena que es difícil no confundir con el viento, guantes dedos libres y cartón, bufanda temiblemente al cuello  y un copo de risa perdida, detrás de los días, en su memoria. Cada mañana se levanta, anda y camina, brinca las piedras, deshace la espera llegando sin tiempo a ninguna parte. En las provincias pobres de pueblos se dice que todo dejó a cambio de vivir en un mundo en el que no hay nadie más, un mundo del que nadie vuelve. Un mundo al que nadie va pero al que todos llegan. Un mundo llamado, tímidamente, soledad.

Andan bien sus zapatos replegándose del frio, andan bien sus enigmas medio mirando por las mirillas de una ciudad que ya no está. Cada pueblo fantasma es su casa, cada peñón es un símil del litoral de su imaginación.

Algunos estaciones se riñen su leyenda y la anuncian iniciada en sus andenes. A hoy hace un  año que una mano se desprendió de sus manos. Unos ojos no escucharon el sonido de su llanto…una ausencia no encendió al darse vuelta y a hoy permanece, y para siempre, de cara a la distancia.
Omar Estrada.




Luna, Diciembre...Camboya.





En los arboles se recoge el asombro
y echan a andar los gimoteos de los soñadores,
en las paredes se tributa al huracán
con vivas luces de sombra…

En las cuentas,
en las facturas,
y en los recibos,
florece un futuro amenazante
que alimenta pobremente un presente indefenso.

Seguro estoy de que Luna
ya debió haber bajado la pendiente,
en las hojas blancas refiero su mirada
entrando en los peligros más extensos;
Jugando con la memoria del mañana
a ser una niña como ahora que es ayer.  

Tan infantil y viejo el viento
no se amedrenta
y rueda llorando la costura enarbolada
de su manta…

Ten febril el rio
que sigue arañándose en las piedras
para no llegar entero al mar,
para no morir del todo sin haber sido de ella.

El otoño hoy perece
y en los inviernos Luna desdobla
los encajes violentos de la muerte
con lentejuela y satín…

Me llena de tizne y penumbra diciembre…
Y mi joven ventana de pronto
es una ausencia de
mirra, muérdago y laurel.
Omar Estrada.

martes, 20 de diciembre de 2011

Emocionantes 10 discos Camboya 2011.



Como todos ya lo habrán notado de pronto nos encontramos en la realización de las vísperas de navidad. La gente anda contenta, generosa, abrigada y sobre todo cantante. Por ello en Deep Camboya queremos dejar a todos nuestros colegas camboyanos un par de regalitos muy sencillos, pero al mismo tiempo muy cariñosos. Resulta que en Deep Camboya, y como muchos de ustedes ya saben, pues se sufre mucho, se sufre de puro amor por sufrir esa es la verdad así que tampoco es tan dramático. Lo que sí es real es que todo ese sufrimiento nosotros lo mediamos y embellecemos con distintas músicas.

Podríamos haber puesto nuestro top ten digamos del 2011, poner cuales de los disco editados en este año a nuestro parecer conforman las 10 primeras posiciones en cuanto a calidad se refiere. Pero pues hemos decidido que no, hemos decidido que como primera parte de nuestro regalo les pondremos los títulos de esos 10 discos que mas allá del año en que fueron grabados, en este 2011 se volvieron indispensables para Camboya, fueron esos discos que si bien habíamos escuchado una y otra vez en otros años, en el 2011 superaron las pruebas del tiempo quedándose como inamovibles en la discografía camboyana.

Todos estos títulos son de autores y cantores hispanoparlantes, por eso es que solo es la primera parte de nuestro regalo, pues una segunda entrega de 10 títulos en ingles y bajo la misma dinámica nos será entregada por el departamento de música camboyano previo al año nuevo.

De momento disfruten y acérquense a una lista que créanme esta seleccionada en base solo a preceptos subjetivos y emocionantes, pondremos una canción de cada álbum, la que nosotros consideramos la más emblemática del disco, y de esa forma tengan ustedes un acercamiento mas intimo.
De momento…¡Aupa!

Josele Santiago- Lecciones de vértigo.



Coque Malla- termonuclear


Pedro Guerra- Raiz


Andrés Calamaro- El palacio de las flores


Juan Perro- Rio Negro


Ivan Ferreiro- Picnic extraterrestre


Joaquín sabina – Dímelo en la calle


Fito Paez- Abre


Pereza- Aviones


Fito & fitipaldis- Antes de que cuente 10



Camboyanos más. Más Camboyanos.





YA NO CREO EN EL AMOR, EL AMOR ES LA DROGA QUE NOS HACE CREER ESTA VIDA VERDADERA COMO SI FUERA ALGO MAS QUE UN SUEÑO
YA NO CREO EN EL AMOR QUE SE ROBA SIEMPRE EL VINO DE MI CORAZON
Y SE COME EL PAN DE MI ESPERANZA, CREO ENLA TEMPLANZA,
EN EL VALOR DE CAMINAR SIN NADIE QUE TE ESPERE, SIN DOLOR
QUE COMPARTIR, SIN CUENTAS QUE COBRAR SIN MIEDOS QUE ESCONDER
CREO EN EL QUERER, QUERERSE VER, QUERERSE PINTAR, QUERERSE HACER
POESIA, QUERERSE OIR COMO LOS CANTOS RETUMBANTES DE LAS GAVIOTAS SOBRE LAS OLAS, CREO EN ALGUIEN QUE ME HAGA POESIA
QUE ME HAGA MUSICA Y ME DIBUJE EN LOS ARROYOS, QUE ME ESCUCHE EN EL VERDE DE LAS MONTAÑAS, QUE ME TOQUE EN CADA GOTA DE LLUVIA
CREO YA NO EN EL CARIÑO NI EN LA TERNURA NI EN LA PROMESA SI NO EN LA CARICIA QUE EL VIENTO SIEMPRE ME REGALA, FIEL A MI PIEL
MI UNICO AMIGO EL VIENTO, EL SOL Y EL OLVIDO...
Luis Touron

lunes, 19 de diciembre de 2011

Camboya en la playa de Mercedes.




El sol le despuntaba en la cara, la brisa de las primeras horas resalaba el mar en sus propios labios, su mirada tocaba el punto más lejano y menguaba sobre una luna que como una lagrima se negaba a extinguirse. La noche se había sobrepuesto a su despedida y sin esperar al satélite, se había hundido ya en otras orillas de la tierra. Mercedes quiso morirse entonces, solo que su muerte la imagino como el florecer de una mariposa, ni los años en su espalda, ni las arrugas en su gesto, ni su cada vez mas esporádica ilusión contuvieron sus ganas de sentirse alada, voló con la frescura de un día caluroso que apenas caminaba. Sabía que en solo un instante debía terminar de cubrir sus huellas y regresar a la ciudad a ir perdiendo de a poco ese aroma que su nariz guardaba, pero que era imposible de retener.

Mercedes se hizo arena, y sal, y burbuja, y espuma, y pez, y reflejo, y verde, y azul, y negra…a cada paso que daba lejos de la playa su cuerpo se convertía en océano. Entró en la habitación, cogió su maleta y viro esquivando el espejo. Sin decir una palabra despidió al mozo del lobby, camino hasta el auto se sintió desnuda y con acabados morenos como el mármol, sonrió para no tener que pensar en nada y se fue del último día de su vida sin saber donde la encontraría la primera hora de su futuro. Había ternura en aquella desgracia, imágenes escurriéndose como tinta, bajo lluvia, sobre el parabrisas y el hedor del pasado como un pura sangre con las patas rotas.

Omar Estrada.